Obligado a vacunarse contra COVID 19 quien trabaja en cargos administrativos: JCO

Obligado a vacunarse contra COVID 19 quien trabaja en cargos administrativos: JCO

*Hay quienes no creen en la Pandemia y tampoco en la vacuna contra el COVID19, aseguró el Doctor en Derecho

“Ya se anunció la llegada de la vacuna contra el COVID19 en Morelia, pero ahora la incógnita es saber si alguien que no cree en la pandemia y tampoco en la vacuna, está obligado a aplicarse la inyección, el tema es complejo porque la Ley señala que nadie está obligado a hacer lo que no quiere”, así lo expuso el Doctor en Derecho, Jean Cadet Odimba, fuerte aspirante a lograr la titularidad en la CEDH.

En reunión con integrantes de la Sociedad Organizada Michoacán (SOM), Jean Cadet Odimba destacó que ya está la vacuna, pero no hay una Ley que obligue a nadie a aplicársela si no quiere, este dijo, es un tema muy discutido y que se va a poner de moda en los próximos días.

Jean Cadet se preguntó, que va pasar si un médico, un chofer del transporte o una enfermera, incluso alguien que trabaja en un cargo administrativo no quiere aplicarse la vacuna, pues en este caso no se tiene un espacio normativo que se pueda ubicar de manera clara, debido a que en muy pocas ocasiones se han presentado pandemias como la del COVID19, y no se puede adelantar una normatividad para regular las circunstancias ligadas a la enfermedad.           

                Ello dijo, nos deja bien claro que existen algunos vacíos legales, pero como en una sociedad no puede haber vacíos legales, debemos irnos de una forma más directa a los elementos normativos o legales que permitan resolver el problema. Se podrían señalar algunas circunstancias de conciencia como un mecanismo o derecho que protege al ciudadano, a fin de que no se pueda actuar en contra de su consentimiento o ideología, respecto de su creencia sobre la Pandemia del Coronavirus.

            Pero se debe reconocer que los Derechos Humanos no son absolutos, por lo que no se pueden ejercer o cumplir en cualquier circunstancia, ello basándonos en los fundamentos legales. Esto significa que todos los derechos tienen límites de su ejercicio, sobre todo cuando se lastima al prójimo.  No podríamos aceptar  que alguien ejerza su derecho más allá de las capacidades jurídicas que otorga a los órganos o instituciones del estado, para poder vigilar el incumplimiento o el ejercicio de ese mismo derecho, eso significa que aunque todos los mexicanos tengamos derecho a la vivienda, no podríamos exigir al gobierno o a las instituciones que nos construyan a cada quien nuestra casa, es cierto, todos tenemos derecho a la salud, y eso debió obligar al gobierno a brindar protección para evitar que la enfermedad se propagara por todos lados.

Sin embargo dijo, como el Gobierno no tiene la capacidad material, ni institucional para poder enfrentar a esta pandemia, no se le puede demandar porque alguien está infectado, pero si se tiene derecho a la cura, ese derecho no garantiza la salud como un mecanismo de reacción, es un mecanismo preventivo, si hubiera una prevención suficiente, nadie se habría enfermado, pero como esa prevención no fue eficaz, la gente se sigue infectando.

Explicó que en otras circunstancias, es decir, si el estado hubiese tenido la capacidad de evitar que la enfermedad llegara, los ciudadanos podríamos demandar al Estado por no haber protegido a sus ciudadanos, pero como la capacidad misma que damos al estado para ejercer ese derecho depende mucho de nuestros impuestos, y si estas aportaciones son insuficientes para generar esa protección, lo único que nos queda es exigir que se subsane el daño, es decir, que se cure la enfermedad y eso va a pasar con la aplicación de la vacuna.

Por todo lo anterior, el doctor en Derecho,  Jean Cadet Odimba, explicó que existen mecanismos donde el Estado puede obligar a una persona a vacunarse por la fuerza, alguien diría que no, pero si se considera que esa persona convive con nosotros, y que ofrece servicios o tiene contacto con otras personas y además no limita sus actividades, y eso podría poner en riesgo la vida de terceros, el Estado tiene la obligación de imponerle la vacuna.

Es cierto, nadie está obligado a hacer lo que él no quiere, ese es un derecho garantizado, pero tampoco tu puedes imponer lo que quieres a los demás, para que ellos sufran las consecuencias de tus decisiones, ahí si debe intervenir el estado de manera inmediata  para evitar que los terceros puedan sufrir las consecuencias.

Comparte en redes sociales

Dejar una respuesta

Tu cuenta de correo no será publicada