La Comisión de Rectoría convertida en Mafia del Poder: Transformación Nicolaita

La Comisión de Rectoría convertida en Mafia del Poder: Transformación Nicolaita

*Regresa Salvador Jara Guerrero, Silvia Figueroa y Medardo Serna, se integra Raúl Cárdenas Navarro

Vivimos tiempos de transformación en el país y en el estado de Michoacán, sin embargo, hay instituciones y figuras jurídicas que se resisten al cambio. Se trata de mafias de poder, acostumbrados a tener privilegios basados en relaciones de complicidad para robar al pueblo. Un ejemplo, del que hablaremos en este primer momento es la eterna, inamovible y decadente Comisión de Rectoría.

La Comisión de Rectoría, es una figura reconocida por la Ley Orgánica de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, cuya única función es elegir al titular de rectoría. La Comisión de Rectoría está integrada por cinco ex rectores, el director o directora decano (a), el profesor decano y el estudiante consejero universitario de más alto promedio.

Es decir, para efectos prácticos, está controlada por los 5 exrectores y el profesor decano. Aunque el reglamento indica que cada tres años deben renovarse dos de sus miembros exrectores, esto no ha ocurrido en los últimos años. La razón de la inmovilidad de sus miembros ex rectores, solo puede explicarse porque han tejido una red de cómplices corruptelas con los rectores que ellos mismos nombran para ese fin.

Dice la biblia: “por sus frutos los reconocerás” y basta mencionar que está inamovible Comisión de Rectoría ha nombrado a Silvia Figueroa Zamudio, al veleidoso, hueco y cínico Salvador Jara,  al inepto de Medardo Serna y al fascista conocido como “Chapingo boy” Raúl Cárdenas.

Si queremos saber a quién debemos el desastre y cochinero que dejaron en la Universidad, además de sus rectores, tenemos que buscar a quienes los eligen y están enquistados en la Comisión de Rectoría, y que ya les toca salir. Se trata del inoperante Presidente de la Comisión de Rectoría  Fernando Juárez Aranda,  del tibio de Cuauhtémoc Olmedo y el inútil verborreico Jaime Hernández Díaz.

Estos últimos se han enquistado en la comisión de rectoría , haciéndole un daño incalculable a la Universidad Michoacana y al pueblo de México. ¡Urge la renovación y la transformación de la Comisión de Rectoría!.  Nuestra Universidad no puede estar al margen de la transformación.

Atentamente 

Transformación Nicolaita

Comparte en redes sociales

Dejar una respuesta

Tu cuenta de correo no será publicada